Demostración de que la realidad no es simulada



ftmassana-ebro-matrix.jpg

Después de un absorber un nutritivo reportaje sobre la historia de wikileaks, como postre vi un ligero y fantasioso documental (del Discovery, creo) sobre la conspiración de ofuscación extraterrestre, y todas aquellas  conjuras  estatales que encantan a ateos de la complejidad. Sin embargo, el asesinato de Kennedy o el viaje a la luna se ven con otros ojos, más bondadosos y predispuestos,  tras el bombazo de wikileaks.  En estos temas siempre ha pasado lo mismo, hay que saber desgranar lo plausible de la paja, y tener cuidado con el saco del descrédito, que enmascara posibles verdades por tener a tonterías de vecino.

Una magistral y divertida  lección de manipulación, que evidencia lo cautelosos que debemos ser , es el reportaje “El lado oscuro de la luna (Stanley Kubrick)” . Debemos tener presente siempre que nuestra opinión se forma por la información que recibimos, y la información puede ser interesada o querer hacernos ver las cosas de una forma concreta. Por eso hay que dudar sin cuartel, sobretodo de aquello que más firmemente creemos.

Pero volviendo al hilo del post, en el documental que vi sobre conspiraciones extraterrestres, se formulaba la hipótesis de que nuestra realidad podría ser una emulación, tipo matrix. Es decir, que seres (o nosotros mismos) con una tecnología muy superior podrían estar creando una simulación del universo en donde nuestra consciencia creería estar. Viendo la evolución de la tecnología que no ha hecho más que empezar, ¿No sería posible que  una tecnología evolucionada unos miles o millones de años más pudiera crear una simulación de nuestro mundo? ¿Y que nosotros estuviéramos inmersos en esta simulación?

Bueno, en el siguiente post voy a demostrar porque nuestra realidad no es simulada, aunque  no dudo que en un futuro, o en una galaxia muy muy lejana, se pudiera recrear un mundo simulado dentro del cerebro de un ser y que este pensara que es la realidad. Pero este no es el caso.

ftmassana-taza-cafe-matrix.jpgLa baza más fuerte para desmentir que la realidad es simulada es la complejidad del mundo en que vivimos. Si cogemos un vaso de café con leche, le ponemos unos cuantos Kelloggs, lo echamos al fregadero, y encendemos el  grifo, observaremos una cierta complejidad en las interacciones y fuerzas de los elementos mezclándose y girando.  Claro que es una complejidad  superficialmente recreable mediante ordenador, con una máquina podemos hacer una simulación que estéticamente aparezca igual. El problema viene dado por los microscopios, ¡malditos metomentodos!. Gracias a la ciencia, sabemos que cada micra del mejunje que se ha creado en nuestro fregadero está compuesta por millones de átomos, y ya no hablemos de cuantos o cositas más pequeñas que perder en un bolso. Simular a nivel cuántico nuestro fregadero requeriría una máquina, como mínimo, que poseyera el mismo volumen de información cuántica que nuestro fregadero. Pero el mundo en que vivimos es sensiblemente más grande que nuestra cocina. Por lo tanto, la máquina capaz de recrear nuestra realidad debería contener más información que el universo mismo.  Teniendo en cuenta lo dicho, la probabilidad de que estemos en un mundo virtual se reduce a la fracción inmensa e insignificante de “todo es posible”.

Toda recreación virtual se basa en la síntesis, en pasar por alto los detalles y crear un resultado aparentemente real, pero que no lo es en los pormenores.  Podríamos vivir en una realidad simulada si estuviéramos en la edad media, pero habiendo microscopios electrónicos y telescopios colosales, la evidencia de la complejidad verifica lo real de la realidad.

Pero a final de cuentas, lo que la ciencia nos evidencia es la existencia del substrato de la realidad, otra cosa es nuestra realidad particular, la recreación subjetiva y ficticia que nuestro cerebro fantasea a partir de los destellos de ese substrato. Es ahí donde existe una simulación, pero no hay artífices de otras galaxias ni del futuro, solo está nuestro yo jugando a contarnos un cuento.


Podcast: Escuchar | Descargar
http://www.ftmassana.com/mp3/demostracionrealidadnosimulada.mp3 ( 4:14 — 1.9MB)


Artículos relacionados:


Libros de interés:


Comentarios: (4)

4 pensamientos en “Demostración de que la realidad no es simulada

  1. ¿Y que tal si esa complejidad también es simulada?

    - Te consta que exista algo más que la tierra y los cuerpos que en el espacio podemos alcanzar con nuestra tecnología. Talvez el resto del universo, esas cosas que se supone están a cientos o millones de años luz no son más que
    un “decorado inteligente”.

    - Te consta que el mundo tiene 4500 millones de años, es más, te consta que el mundo existiera 4 o 5 generaciones atrás. Todos las evidencias geológicos de un pasado antiquísimo no podrían haber sido “puestas ahí” y toda la historia que nos precede no ser más que un cuento muy bien elaborado.

    - Te consta que las cosas no se crean dinámicamente, es decir, existen solo cuando alguien interactúa con ellas y tiene solo la cantidad de detalles necesarios para parecer complejas. Te consta que el vaso esta formado por moléculas, átomos o partículas mas pequeñas. Talvez esas cosas solo existen cuando alguien las mide o las observa con algún instrumento.

    En resumen, te consta que no estamos en un “terrario” o en un “acuario” muy bien hecho. Piensa en esto, si vas a crear un mundo simulado y contemplaste la posibilidad de seres inteligentes no tratarías de crearles un entorno sumamente convincente. Seria raro si detrás de las hojas de las plantas dijera… MADE IN CHINA.

    No es que comulgue con la idea de un mundo simulado, también creo en eso de la navaja de Ockham, pero no siempre la explicación más simple es la correcta. Puede que esta hipótesis no sea lo más probable pero de ahí a descartarla completamente.

    • Hola Neo, me parece muy interesante tu comentario, sobretodo la idea de la complejidad dinámica. Es verdad que una simulación fractal, donde la complejidad se mostrara solo cuando se observa, sería una buena solución para engañarnos. Aún más, creo que has dado en el clavo en cómo serán las realidades virtuales del futuro. Pero igualmente el volumen de información que debería procesarse hoy en día, teniendo en cuenta los millones de científicos que hay exprimiendo datos, sería verdaderamente colosal. Lo cual a mi ver hace que la hipótesis de que ”la realidad es una simulación” sea poco probable, que no imposible.

      Claro que estoy asumiendo de entrada que esos científicos y observaciones existen, si haber yo tenido la experiencia directa de todos ellos. Aquí entramos en otro punto, en si la realidad existe independientemente de nosotros. Podríamos vivir en un sueño, un sueño simulado, donde solo nuestra experiencia virtual fuera real. Esto reduce terriblemente la complejidad, pero pensar que solo existo yo (o cuatro gatos), me parece muy egocéntrico, y contradice mi creencia en que ni somos el centro de nada, ni importamos un carajo para la realidad, sea lo que fuere. Yo podría pensar que tú no existes, que eres un bot de esta simulación, pero por empatía entonces pienso que tú estarás pensando lo mismo, y la fantasía se me muestra poco probable.

      Quizás el título suene muy rimbombante por lo de “demostración”, pero no es más que un estilismo, para mí ninguna idea es inamovible y ninguna demostración más que circunstancial. “Todo es posible”, y como digo en el artículo, esta posibilidad es insignificante y a la vez inmensa. Todo es posible, pero a la vez hay cosas más plausibles que otras, y ahí radica la gracia de la infinita búsqueda de la aproximación a la verdad.

      Gracias por colaborar en ella.

      • Estoy de acuerdo en que hay cosas más probables que otras, sin duda. De la estimación de la probabilidad construimos lo que llamamos realidad y normalidad. Pero que algo sea improbable no quiere decir que sea imposible. Es improbable la vida, es improbable la propia vida (que se juntara el óvulo y el espermatozoide que nos dieron origen como individuos es una entre miles de millones de otras posibilidades). Todo el tiempo ocurren cosas astronómicamente improbables.

        Saludos.

  2. Imaginemos que el universo tiene el suficiente tiempo, por no decir eternidad, que permite que la evolución de lo que llamamos vida se desarrole a horizontes tecnologicos o mentales inimaginable. En tal caso, esa forma de vida podria simular con su tecnologia, o con su mente superior, una repilica de su porpia realidad, quiza tan compleja como la primera. Si el ser es lo suficientemente avanzado, dado que tuvo una eternidad para evolucionar, podra crear una realidad entera (cual si fuese un dios para ese universo nuevo) con inteligencias artificiales programadas por el, para comportarse logicamente de acuerdo a reglas fisicas. Incluso etas sub creaciones podrian ser tan complejas que ellas mismas a su vez creen mas realidades, o simulaciones. Lo cierto es que matematicamente la probabilidad de que vivamos en una simulación es mucho mas alta que la de que esto sea una primera y unica realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Copia las letras iniciales de la siguiente frase en la casilla antispam:

Cum defecerint ligna, exstinguetur ignis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>