Botas viejas, colinas nuevas



Esclavo del recuerdo y de los anhelos sublimados, los sueños que restaban en equilibrio han quebrado en mil trizas. El momentum ha arrastrado los instantes hacia una nueva figura, y se evidencia la falacia del reposo, de la perpetuidad humana de cualquier alegría, en los sesgos del olvido que son anticipos de muerte. El tiempo otorga a la distancia medidas inalcanzables, y germinan las realidades que antaño se sembraron: no hay modo mortal de volverlas a plantar.

Y me pregunto:  ¿Dónde está? ¿Dónde están ellos? … ¿Dónde estoy yo?

Extraviado por las inclemencias del destino, el tren pasó fugaz frente a mis narices, y la razón del azar es caprichosa, cruel. Ahora reparo en los zapatos rotos, gastados, y en la presión de la corriente ejerciendo su empuje, por ello miro al horizonte dubitativo una última vez: ¿Será el mundo cómo es? O ¿Cómo nosotros lo hacemos?


Artículos relacionados:


Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Copia las letras iniciales de la siguiente frase en la casilla antispam:

Cum defecerint ligna, exstinguetur ignis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>