La esencia de la Realidad: la infinita Realidad



Para estudiar la naturaleza y dinámica de la Realidad primero debemos esclarecer su composición, qué es y de qué está hecha. A nivel primario, su esencia ha de ser por imperativo lógico la misma Realidad. La Realidad está hecha de Realidad, y las implicaciones que se derivan de ello nos esclarecen su sentido y naturaleza.

Para demostrar o refutar este teorema tenemos dos anunciados posibles, el primero (A) “la Realidad está hecha de Realidad”, y el segundo y contrario (B) “la Realidad no está hecha de Realidad”.

Si  (A) es verdadera (B) es falsa porque (B) = ⌉ (A), y si (B) es verdadera (A) es falsa.

(B) implica cualquier otra manifestación que no sea la misma Realidad que se autocontenga, ya sean cuerdas, partículas u otros elementos concretos. Según (A) estos elementos podrían existir de forma aparente, pero solo en segundo orden, no siendo esencia real.

(B)  R = ∃x
[ El enunciado B, la Realidad no está hecha de Realidad, nos dice que la Realidad esta hecha de un elemento concreto, tangible. Lógica, coherencia u otros conceptos abstractos serían en este caso sinónimos de Realidad  ]

La Realidad (R) es un conjunto de concreciones con características definidas que percibimos y podemos medir.

R = { ∃x … } ⇒ R = n∃x
[ Si la Realidad es un conjunto de elementos concretos, entonces la Realidad es un un número determinado de concreciones ]

Pero si la Realidad está hecha de Realidad, estas concreciones son divisiones de la misma Realidad, y son elementos concretos en apariencia[1].

Si (A) ⇒ ∃x =  R/n
[Si A es verdadera, entonces, un elemento concreto es la Realidad dividida[1] por una magnitud determinada ]

Si la Realidad no está hecha Realidad, el elemento substantivo debe tener una o más propiedades p que lo definan.

Si (B) ⇒ ∃x =  { p1 , p2 … pn }
[Si B es verdadera, entonces un elemento concreto es el conjunto de ciertas propiedades que lo diferencian y determinan]

La Realidad es todo lo que es, por lo que no puede haber ∃x fuera de ella.

R = ∀x por lo que ⌉∃x ∉ R o ⌉∃x ∉ ∀x

Las propiedades de un conjunto, si no son aritméticas o algebraicas, es decir que son operaciones conceptuales definidas por la lógica, deben ser definidas fuera de mismo conjunto.

{ ∃x … }  = n{ p1 , p2 … pn } ⇒ (p := x)  ∉ { ∃x … }
[ Si un conjunto de elementos concretos es un conjunto de propiedades concretas, entonces la definición de dichas propiedades no puede estar en el conjunto de elementos concretos ]

Si la propiedad o propiedades que definen los elementos de la Realidad son externas a la misma Realidad se demuestra que (B) es falsa por entrar en conflicto con el axioma ⌉∃x ∉ R, dado que si la realidad es todo lo que “es”, aquello que no está en la realidad “no es”.

Si (B) p ∉ R
[Si B es verdadera, las propiedades no-algebraicas de los elementos concretos están fuera de la realidad]

Por lo que R = {R/n … }

Si de otra manera, la definición de  la propiedad p estuviera dentro de R, p sería reductible a R por R/n de todas formas en su estado esencial.

Si R = { ∃x … } + p ⇒ R = { R/n1 … } + R/n2
[ Si la Realidad es un conjunto de elementos concretos más la definición de sus propiedades, entonces cada elemento concreto y cada propiedad es una división[1] definida de la Realidad]

Ya que cualquier elemento dentro de R no deja de ser otra cosa que una parte de R, por consiguiente a nivel base la Realidad debe estar compuesta de Realidad.

De este hecho aparentemente redundante, se derivan varias consecuencias que a medida que analicemos nos llevarán a niveles más cercanos y tangibles de la manifestaciones de la Realidad en que estamos.

Concluimos con la afirmación “La Realidad está hecha de Realidad”, por consiguiente, la realidad se autocontiene, es infinita y fractal.


Notas:

  1. ^ La aparente concreción de la Realidad sensible es definida por la concreción del sujeto que la percibe, es decir, nosotros. Al no ser indefinidos no podemos conocer la infinitud, y nuestra posición en la existencia es la que descuadra, y concreta aparentemente la Realidad. La concreción por tanto, más que una división de la realidad, es un desplazamiento específico de la indefinida unidad.  La naturaleza de este espejismo y cómo es posible nuestra existencia será tratado en profundidad en el artículo «El ser como producto de la posibilidad».

Artículos relacionados:


Libros de interés:


LA TEORIA DEL TODO
STEPHEN W. HAWKING, DEBOLSILLO, 2008

TAO TE KING
LAO TSE, PLUTON EDICIONES, 2011

METAFISICA
ARISTOTELES, ALIANZA EDITORIAL, 2008

Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Copia las letras iniciales de la siguiente frase en la casilla antispam:

Cum defecerint ligna, exstinguetur ignis

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>